las lavanderas.jpg
lavanderas2.png

"Teresa Palomino y Lucila Campos  - TyDNP"

"Sobre la representación con TyDNP 1967"

"En "La Magia del Ritmo" con Eva Ayllón y Bartola (DE ARTE PRODUCCIONES S.A.C.)"

Los Libretos

Las Lavanderas

Este juguete cómico fue estrenado en el Teatro Segura (Lima), el 3 de octubre de 1967 por Victoria y su compañía Teatro y Danzas Negros del Perú. La escena registra una discusión entre dos vecinas que viven en un callejón de Lima a principios del siglo XX. Se inicia a oscuras, escuchándose solo el pulso de las escobillas de varias mujeres que lavan en sus bateas de madera. El diálogo es muy rítmico y la acción va incorporando las voces de los demás vecinos en varios planos, de lo cual resulta que el texto por momentos es como una trama de varias voces superpuestas.

 

Los Personajes principales son: Misia Brígida, Misia Rosa, vecinos y coro. En ese entonces, Misia Brígida fue interpretada por Teresa Palomino y Misia Rosa por Lucila Campos que eran miembros del elenco de TyDNP y no habían iniciado aun sus carreras independientes.

La puesta en escena fue un éxito ya que el elenco lograba una performance tanto en el canto como en la actuación, resultado de un trabajo intenso de ocho meses. No olvidemos que, a fines de 1966, Victoria había lanzado una convocatoria al volver al Perú, después de varios años en Francia, para montar su elenco TyDNP. La mayoría de los seleccionados no tenían experiencia alguna en lo que ahora llamamos las artes escénicas.

De ese entonces, nos quedan los recortes de periódico, las fotos de ensayos que permitían ilustrar los folletos de mano de los espectáculos y los testimonios de quienes estuvieron presentes. Sin embargo, tenemos también el documento sonoro que fue grabado posteriormente en el Long play:” Con Victoria Santa Cruz” de 1971 (LP de sello IEMPSA): Virginia, Vicky, Izquierdo grabo el rol de Misia Brígida y Victoria el rol de Misia Rosa y Abelardo Vásquez en el rol del vecino.

Esta estampa por su dinámica escénica ha sido varias veces representada por grupos amateurs y grupos escolares.

Al llegar el año 2000, Victoria regresó al Perú, después de una larga estadía de dos décadas en USA, y retomó actividad pública. Surgió el proyecto de crear el espectáculo “La Magia del Ritmo” que fue producido por DE ARTE PRODUCCIONES S.A.C. (Claudia Chumbe Rojas, Mabela Martínez y Hugo Shinki). Esa puesta en escena fue uno de los elementos detonantes para que las nuevas generaciones descubriesen la obra de Victoria. Se presentaron composiciones musicales y coreográficas de Victoria y también algunas piezas teatrales cortas, entre ellas Las Lavanderas.


Fueron nada menos que Bartola y Eva Ayllón quienes dieron nuevamente vida a Misia Brígida y a Misia Rosa, las negras lavanderas que 37 años antes habían sido interpretadas, con brío, por Teresa Palomino y Lucila Campos. En 1967 tanto Teresa como Lucila, estaban en sus inicios, pero rápidamente ambas incursionarían en carreras independientes logrando notables trayectorias artísticas por décadas. Y fue así como los roles de las Reinas del Festejo fueron retomados por Dos Divas de la Música criolla. 

clm2.jpg

Clase de Música en un Pueblo Joven

En 1980 Victoria montó el espectáculo NEGRO ES MI COLOR con el elenco de su conjunto Teatro y Danzas Negros del Perú. Este espectáculo fue presentado por el Instituto Nacional de Folklore en el teatro La Cabaña. Uno de los juguetes cómicos que se presentó en esa ocasión fue CLASE DE MÚSICA EN UN PUEBLO JOVEN.


Imaginen ustedes, que, en aras de trabajar por la inclusión social, se envíe un equipo de profesores para organizar un curso de cultura general en un pueblo joven, a fines de la década de los 70s. El profesor de música se esfuerza en enseñarle a un grupo de alumnos las figuras musicales: la redonda, la blanca y la negra … y es ahí cuando los alumnos afroperuanos mostrarán su desacuerdo con “ciertas definiciones” … dando rienda suelta a su indignación. 
   
Victoria a veces escribía sus obras de acuerdo al perfil de los integrantes de su elenco y a veces sus personajes aparecen en el guion con el nombre real de los intérpretes... Moisés (Zambrano), Fernando (Chévez) "Canela", Flavia (Chévez), y así intervienen también: Hugo, Domingo, Carmen, Rosa, Velásquez, Jaime, Augusto, Juan y Julia. 

Los parlamentos son frases de un habla natural, concebidas como versos endecasílabos pero escritos en fragmentos y encabalgados. Son portadores de métrica y rima tradicional y al ser dichos en voz alta suenan al espectador con un resultado rítmico. Cosa curiosa: Pese a que la génesis de este juguete cómico remonta a la época de Cumanana y que se presentó con el título de Escuelita/Academia Folclórica, no hemos hallado copias de guiones de esa época. La más antigua de las copias lleva ya el título “Clase de Música”, y se limita casi al texto con mínimas indicaciones. El guion presentado en nuestra página internet es una Edición Revisada y comentada, hecha por OSCU sobre la base de 4 copias dactilografiadas y que tenían indicaciones incorporadas a máquina. La copia más acabada parece ser la lleva la fecha del 16 abril 1984 y las iniciales C.S.C.G. (entiéndase que la copia fue dactilografiada por Don César siempre presto en apoyar a su hermana en esta y en otras tareas). Y aunque solo esa copia está firmada a mano, es probable que las anteriores también hayan sido tipeadas a máquina por Don César a partir de un manuscrito de Victoria.
 

"En "Negro es mi color" "

"En "La Magia del Ritmo" minuto 9:30 ---  minuto 19:55 "

 
 
Peinando-Negrita.jpg

"Sobre Peinando a una Negrita"

Peinando a una Negrita

Peinando a una negrita es una de las tres piezas breves que formaron parte del espectáculo “Negro es mi color” que se presentó en 1980 en el teatro La Cabaña. Fue un estreno y según sé nunca se volvió a presentar sobre las tablas. A lo largo de todo este espectáculo, subyace la noción de identidad; los conflictos internos inducidos por la condición del afrodescendiente en nuestra sociedad. Victoria trata en este guion del estigma del pelo del que sufrieron los negros o mestizos de negros desde la época de la Colonia, es decir, del arraigo de la nomenclatura del mestizaje, que se hace visible en el color de la piel y la calidad del cabello. 

espantapajaros8.jpg